martes, 24 de octubre de 2017

Colombia, País del Sagrado Corazón, Donde Todo es Una Farsa

TODO ES UNA FARSA......

Es una farsa la guerra contra los cultivos de coca,..... la erradicación forzada es una estrategia diseñada solo para las zonas y territorios previamente ocupados por las FARC, y en los que los campesinos se resisten a la presencia y control de sus cultivos por parte de los grupos paramilitares (socios del narcoestado).

Son una farsa los programas de erradicación voluntaria y de sustitución de los cultivos de uso ilícito.... El interés del narcoestado (siguiendo instrucciones de Washington) no es la eliminación de los cultivos sino el control total del negocio del narcotráfico, y si los campesinos cultivadores de coca no se someten a la autoridad de los nuevos patrones, los paramilitares, seguirán siendo masacrados, como quedó demostrado con la masacre cometida hace apenas tres semanas en la zona del Alto Mira, municipio de Tumaco, donde previamente operaban las guerrillas de las FARC, quienes no solo controlaban las áreas de cultivos y el comercio local, sino que aseguraban que los campesinos recibieran un precio justo por kilo de hoja de coca.

Son una farsa las alertas, preocupaciones y amenazas de Trump de descertificación al gobierno de Santos por el incremento de los cultivos de coca en el país......La guerra contra las drogas del gobierno de EEUU no fue diseñada para acabar con el negocio del narcotráfico que contribuye con billones de dólares a su economía, sino para eliminar a competidores del negocio, incluidos gobiernos que no son afines a sus políticas militaristas e imperialistas. En Colombia, su "guerra contra las drogas" es además el pretexto para mantener la militarización y el control de la economía y en general de toda la política del país.

Es una farsa la guerra contra las drogas del gobierno de EEUU,.....como ha sido demostrado en varias ocasiones; la mas reciente con ocasión de su guerra contra Afganistán, donde luego de la invasión de 2001, los narcotraficantes (que previamente habían sido desterrados por el gobierno de los Talibanes), no solo retornaron al negocio del cultivo y narcotráfico de opio y heroína, sino que el gobierno invasor gringo les aseguró cargos importantes en el gobierno y docenas curules en el parlamento Afgano. No olvidar tampoco la inundación de las calles de EEUU con las miles de toneladas de cocaína que a los Contras de Nicaragua les fue permitido transportar y vender en ese país.

Son una farsa las peleas personales y diferencias políticas entre Santos, el narcoparauribismo, y ahora dizque con el VargasLlerismo.....Los protagonistas de esta novela (trágica para el país) además de ladrones y criminales son unos excelentes actores y  serviles/testaferros ejemplares del gobierno de EEUU. Todo ha salido según lo planeado, Santos culminará pronto su segundo periodo presidencial, y su seguro sucesor será el candidato que surja del contubernio entre Vargas Lleras y el narcoparauribismo.

Es una farsa el acuerdo de paz, el cuento de que harán trizas los acuerdos de paz es literalmente real; de hecho ya lo empezó a hacer trizas el propio Santos, y bajo el escenario político descrito en el párrafo anterior, de ese acuerdo de paz si acaso quedará como recuerdo la presencia de 10 ex guerrilleros en el congreso de la republica (si es que no los asesinan antes de las elecciones), y que tendrán una representación decorativa pues en la próximas elecciones la mayoría de curules tanto en la Cámara como en el Senado pasará a manos de la coalición entre el VargasLlerismo y el narcoparauribismo.  Bajo ese arreglo politiquero, cualquier propuesta de reforma social, política o económica que propongan los 10 congresistas ex guerrilleros será literalmente aplastada, no tendrá ninguna repercusión, seguramente no será ni siquiera discutida al interior del congreso. Para no mencionar que los otros partidos mal llamados de oposición, el Polo Democrático y los Verdes, también perderán representación en el congreso en las próximas elecciones.

--> Todo es una farsa en este país del sagrado corazón de Jesús, pero para no alargarnos, es también una farsa el cuento de las disidencias armadas de las FARC.... Eso no es mas que un montaje para justificar los hostigamientos, violencia y masacres contra los campesinos, y los asesinatos selectivos de lideres comunitarios y defensores de derechos humanos, a quienes hay que eliminar para aterrorizar a las bases políticas de las ex guerrillas FARC en esos territorios, e impedir que las curules en el congreso que se crearían con ocasión de la ley de circunscripciones especiales (si es que la aprueban) sean ocupadas por candidatos afines al nuevo partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común - FARC. -->

Buscar en este blog